Mes: junio 2009

La frase no era mía

– Me he acostado contigo demasiado pronto -se lamentó-.  Ahora te irás y ya no volveré a verte.

Sus palabras estaban llenas de dulzura. La rodeé con un brazo y apoyé su cabeza en mi hombro. Le dije que todas las relaciones apasionadas que había tenido habían comenzado con un momento de locura. Era una frase de Mystery, pero era verdad. Después le dije que quizá no debería haberse acostado conmigo tan pronto, pero que, si lo había hecho, era porque quería hacerlo, porque necesitaba hacerlo. La frase era de Ross Jeffries, pero también era verdad. En tercer lugarle dije que yo era más maduro que los chicos con los que ella había estado hasta el momento, así que no debía juzgarme por sus experiencias anteriores. La frase era de David X, pero también era verdad. Finalmente, le dije que me entristecería mucho no volver a verla. Esa frase era mía. Y era verdad.

Neil Strauss, El Método.

El rompehielos

Hace ya tiempo que Erik von Markovik y Neil Strauss llevan poniendo de moda esto de aprender a ser más atractivo. Hace ya tiempo la cosa empezó a resultar atractiva incluso para las televisiones. Se puso en marcha el Proyecto Hollywood y hasta nosotros llegó Sex Code, como una versión española de lo que se estaba haciendo en Norteamérica.

Ahora la situación inicial ha cambiado, y Neil lo cuenta en su libro El Método. Eso no quita que lo hecho, hecho está. Algunos, incluido Strauss, abandonaron; otros siguen al pie del cañón, y la comunidad es cada vez más grande (y, por culpa de entradas como éstas, cada vez más pública).

Lo que vais a ver a continuación es un ejemplo de cómo la presencia y la elocuencia importan mucho más que un físico atractivo; sin quitar que el acné es un punto en tu contra lo mires como lo mires, ¡pajillero!

Si os interesa el tema, vale la pena echarle a un vistazo al libro de Mystery, El secreto. Para los perdidos, voy a pedir prestados estos Diez consejos de Erik para tener éxito con las mujeres. No olvidéis éste:

Diez– Ten una vida. Vé al gimnasio y manténte en forma, y mejora continuamente tu guardarropa. Cultiva tu círculo de amistades femeninas. Ofrece fiestas. Esfuérzate en tu círculo social. Una chica debe de poder imaginarse a sí misma siendo parte de tu fantástica vida.

Una de las cosas en las que hace hincapié el libro, que además de útil es interesante por cómo explica la mecánica de determinados entornos sociales, es que saber ser un Don Juan no significa engañar para «pillar cacho». Otra forma de decir esto es que El Método Mystery no tiene que definir tu vida, sino enriquecerla: no aprendes para vivir así. El mensaje más claro es que, hagas lo que hagas, deberías tener una vida, tu vida, al margen de tu habilidad de flirteo. Te lo he dicho tres veces. Recuérdalo.

Y añado: lo más importante es que te diviertas aprendiendo. Si no disfrutas con todo esto, abandona.

Hasta aquí llegó el texto de n3ptun3r, como otra excusa para meter un vídeo curioso.

Sobre las «luces»

Es humano que frecuentemente estemos pensando, como si tuviésemos una luciérnaga dentro del cerebro que alumbra trozos de ideas, que a la luz se confunden y traducen en nuevas entelequias.

Dicho eso, todos conocemos a alguien con el bicho muerto, con la mente a oscuras. Encefalograma neutro. Intelectualmente incompetente. Alimentado por el estado, educado y vacunado con dinero público, y atontado por alguna que otra extraña afección social.

Pero yo no sé qué clase de moscas mal pagadas vive dentro de este par de acólitos de Mr. Bean. Nunca un vídeo ha hecho tanto honor al nombre del blog.